11/3/13

Sorbitos de eternidad

Déjame beberme sorbo a sorbo la eternidad, sentarme junto a esta fuente y observar lentamente cada onda que se forma al derramarse el hilo de agua. Ser testigo de cada rayo de sol renovando sus legendarias piedras. Hacer con mis ojos del verde de los árboles una variada paleta. Sí, no me pidas, Otra, más, que vague sin rumbo, que me llene de modernas preocupaciones. Aléjate ahora y calla, que los pájaros quieren hablarme ¿no los oyes? No, tú no puedes oírlos. Entonces, déjame... esculpir una historia en cada nube, mientras el viento baja hasta a mí y me susurra en cada célula de mi cuerpo, secretos que nadie conoció. Me empujas constantemente a buscar la felicidad en intercambios monetarios, caminos de ruido y racionales bailes; prisas, siempre prisas. ¿A qué tienes miedo? ¿Acaso al fin? ¿Y qué es el fin sino un nuevo comienzo? Sí, Otra, es posible que esté equivocada y que no haya eternidad, pero si esto termina mañana, la habré experimentado en estos pequeños instantes en los que me permití sumergirme a sorbitos en mi Paraíso. Calla, Otra, calla, que los pájaros quieren hablarme.
-------------------------------------------------------------------------
En referencia al ejercicio del Otro: http://mimundoretorcido.blogspot.com.es/2009/06/ejercicio-del-otro.html (Del libro "A orillas del río Piedra me senté y lloré" de Paulo Coelho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario